ideas suicidas-Julieta Domenicone

IDEAS SUICIDAS

Una medida permanente a una situación generalmente temporal.

Las ideas suicidas responden a múltiples factores, son muy complejas y su prevención es fundamental. Es por esta razón que la vamos a abordar en este post.

La desesperanza es uno de los indicadores más firmes de las ideas suicidas y del riesgo de cometer un acto suicida.

¿Qué es la desesperanza?

La desesperanza es un estado emocional que nos lleva a no afrontar los problemas y a no ver el futuro con ilusión, lo que desemboca en una incapacidad para  luchar y para pedir ayuda.

Características de las personas que han perdido la esperanza

  • Dificultad para superar el dolor.
  • Pensamientos poco claros.
  • Parálisis en la toma de decisiones decisiones.
  • Dificultad para ver alternativas.
  • Problemas para: dormir, comer o trabajar.
  • Obstáculos para salir de su estado depresivo.
  • Imposibilidad para escapar de la tristeza.
  • Les cuesta imaginar un futuro sin sufrimiento.
  • Poca valoración de sí mismas.
  • Dificultad para controlar la situación.

Otro artículo que te puede ayudar a comprender mejor la sensación de impotencia es este: Indefensión Aprendida, pincha en la imagen para leerlo

Julieta_Domenicone-Indefensión_aprendida-Granada

Julieta_Domenicone-Indefensión_aprendida-Granada

 

La desesperanza es el principal desencadenante de este tipo de ideas, pero recuerda que nunca es tarde para volver a empezar y para agarrarse a la vida.

 

Ideas suicidas Vs. Conductas suicidas

Ideas suicidas:

Ideas persistentes, que tienen como objetivo acabar con la propia vida.

Pueden ser: Ideas, pensamientos o planes.

Conductas suicidas, tres tipos:

Intento de suicidio

Acción encaminada a ponerle fin a la vida, pero sin conseguirlo.

Suicidio consumado

Quitarse la vida de manera consciente.

Parasuicidio

Conductas auto lesivas, en las que no siempre existe un deseo de morir.

Factores de riesgo:

  • Ciertos eventos y circunstancias pueden aumentar el riesgo.
  • Intento (s) de suicidio previo (s).
  • Una historia de suicidio en la familia.
  • Mal uso de sustancias.
  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, trastorno bipolar, trastornos de la conducta alimenticia, esquizofrenia, trastornos obsesivos compulsivos).
  • Acceso a medios letales (por ejemplo, mantener armas de fuego en el hogar).
  • Pérdidas y otros eventos (por ejemplo, la ruptura de una relación o la muerte, fracasos académicos, dificultades legales, dificultades financieras, intimidación).
  • Historia de trauma o abuso.
  • Enfermedad física crónica, incluido el dolor crónico.

Mitos sobre el suicidio:

“Hablar sobre el suicidio es peligrosos porque puede provocarlo”: Hay estudios que demuestran que hablar sobre el suicido suele ayudarle a la persona a sentirse mejor.

“Quien amenaza con suicidarse, nunca lo llevará a cabo”: Cualquier aviso supone un riesgo, que hay que tomar con responsabilidad y respeto. Es aconsejable, en estos casos, buscar ayuda.

“Solo las personas con graves problemas se suicidan”: El suicidio puede responder a distintas causas. Una persona puedes estar aparentemente bien, pero tener conflictos internos o externos que la impulsen en esta dirección.

“Los intentos de suicidio son para llamar la atención”: Cada intento de suicidio es un factor de riesgo importante que debe ser analizado. Es recomendable buscar ayuda de profesionales de la salud.

“Si no tengo preparación, no puedo ayudar”: El interés, la cercanía y los afectos pueden ayudar y también pueden incentivar a la persona para buscar ayuda profesional.

Si tienes ideas suicidas:

  • Comunícate con personas de tu entorno que te puedan apoyar, exprésales como te sientes.
  • No te quedes en soledad en los momentos de crisis, busca estar cerca de tus personas de referencia.
  • Toma distancia de situaciones perjudiciales para ti.
  • Evitar el consumo de alcohol, drogas u otras sustancias.
  • Participa en las actividades que puedas, aunque te resulte difícil.
  • Usar la tarjeta cortafuegos si crees que puede servirte de ayuda.

Estrategias preventivas

  • Acudir al Servicio de Urgencias o llamar a su Centro de Atención en Salud Mental para hablar de la situación con profesionales.
  • Retirar o controlar todos los elementos que puedan suponer un riesgo.
  • Alejar a la persona de lugares peligrosos.
  • Tener un control férreo de los fármacos y evitar el fácil acceso a ellos.
  • Tras un intento reciente, a pesar de la mejoría aparente, saber que el riesgo de volver a cometer el acto suicida es mayor en los 3 primeros meses.
  • Conocer los motivos que le llevan a actuar así y mostrarle otras alternativas de solución de sus problemas.
  • Estar atentos/as a las señales de alerta y evolución de la mejoría.
  • Involucrar a otras personas significativas que puedan contribuir a superar esta situación.
  • No pretender ser la única persona que le ayude:
    •  Compartir las tareas de cuidado.
    • Contar con más familiares o amigos/as.
    • Tener claro que los/as profesionales son necesarios/as y no podemos prescindir de ellos/as.

Si alguien indica que está considerando el suicidio, escucha y toma en serio sus preocupaciones. No temas hacer preguntas sobre sus planes. Hazle saber que te importa y que no están solos. Anímalos a buscar ayuda inmediatamente de un profesional capacitado. No los dejes solos.

Cinco consejos sobre lo que puede hacer si le preocupa un amigo o un ser querido:

  • Pregúntale a alguien que te preocupa si está pensando en suicidarse. (Si bien las personas pueden dudar en preguntar, las investigaciones muestran que esto es útil).
  • Mantenlos a salvo. Reducir el acceso a medios letales para quienes están en riesgo.
  • Estar ahí con ellos. Escuche lo que necesitan.
  • Ayúdelos a conectarse con apoyo continuo.
  • Mantente conectado. Haga un seguimiento para ver cómo les va.

La ayuda puede ser de mucho tipos, pero debe terminar en una ayuda profesional.

Dedica tiempo, escucha, respeto y responsabilidad.

¿Qúe es la desesperanza?-Julieta_Domenicone

¿Qúe es la desesperanza?-Julieta_Domenicone

 

Teléfonos de interés:

Emergencias: 112
Policía Nacional: 091
Teléfono de la esperanza: 717 003 717 (atención en crisis)

Bibliografia:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *