Psicologa_en_Granada-Julieta Domenicone

Psicologa en Granada

Psicologa en Granada

Haz terapia con Julieta Domenicone, psicologa en Granada y psicóloga Online.


Julieta Domenicone, Psicologa en Granada.

Julieta Domenicone es Licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Madrid.

En el año 2003, inició su formación como terapeuta gestáltica junto al Dr. Jorge Bucay, participando como colaboradora en seminarios y talleres impartidos él en España y complementa su formación en el Instituto Gestáltico de Madrid.

Psicologa en Granada-Julieta_Domenicone

Psicologa en Granada-Julieta_Domenicone

Su inquietud por el arte dramático la llevó a interesarse por la vinculación entre el cuerpo y la mente como motor de nuestra creatividad y desarrollo individual.

Dentro de esta disciplina, ha participado en numerosos talleres de expresión teatral. Entre el 2011 y el 2014 ha tomado clases en “Remiendo Teatro” dentro de su programa de formación integral en Arte Dramático.

Entre el 2016 y 2017 se traslada a Nueva York, donde asiste a clases de interpretación en Susan Batson Studio y completa su formación en coaching en el centro Co-Active de Nueva York.

En la actualidad combina su labor como Psicóloga en Granada con la docencia y la consultoría externa para empresas.

Centro Andaluz de Psicoterapia.

Desde el año 2006, ejerce como Psicologa en el Centro Andaluz de Psicoterapia, en granada,  donde atiende sesiones individuales, coordina grupos de terapia y diseña e imparte talleres vivenciales.

Si necesitas ayuda, no dudes en programar una cita con Julieta Domenicone.

Cita previa 678765115

Centro Andaluz de Psicoterapia, Calle Cerro de los Machos 2, Bola de oro (Granada)

 

trastorno_dismorfico_corporal

Trastorno Dismórfico Corporal

Trastorno Dismórfico corporal

¿Qué es el trastorno dismórfico corporal (TDC)?

El trastorno dismórfico corporal es un trastorno obsesivo, que lleva a las personas que lo padecen a una preocupación anormal por algún aspecto físico, que puede o no, ser visibles para los demás.

El TDC causa un malestar significativo en la vida de quien lo padece causando, deterioro en el área social y laboral y alteraciones psicológicas, que incluyen síntomas de ansiedad, depresión severas y aislamiento social

Las personas con este trastorno ponen excesivamente el foco en una o más partes de su cuerpo.

Las características más comunes con las que la gente tiende a obsesionarse son:

  • En la cara: nariz, manchas en el cutis, arrugas, acné y otras imperfecciones
  • Cabello: apariencia, volumen y calvicie
  • Apariencia de la piel y las venas
  • Tamaño de las mamas
  • Tamaño y tono muscular
  • Genitales

conductas asociadas al trastorno dismórfico corporal:

  • Revisiones repetidas frente al espejo.
  • Tendencia a ocultar el defecto a ocultarse.
  • poner el foco intensamente en la imagen
  • Creencia que ese defecto define a la persona.

Estos rituales o conductas repetitivas causan una angustia y repercuten en la capacidad para funcionar en la vida diaria.

¿Cómo saber si se tiene trastorno dismórfico corporal?

Síntomas del trastorno dismórfico corporal.

  • Preocupación excesiva por un defecto físico que no es perceptible por los demás o que parece poco relevante.
  • Convicción absoluta de que tienes un defecto en tu apariencia que te hace deforme o te hace feo.
  • Creencia de que los demás solo ven de ti ese defecto o que eres objeto de burlas como consecuencia del mismo.
  • Tener comportamientos dirigidos a arreglar u ocultar el defecto percibido que son difíciles de resistir o controlar, tales como mirarse frecuentemente el espejo, arreglarse o rascarse la piel
  • Obsesión por ocultar dicho defecto con determinadas prendas, maquillaje o evitación de lugares o actividades.
  • Comparar constantemente tu apariencia con la de los demás
  • Constante búsqueda de la aprobación de los demás.
  • Tendencia al perfeccionismo.
  • Incesante búsqueda de procedimientos cosmético, con poca o ninguna satisfacción en el resultado.
  • Evitar situaciones sociales.

¿Cómo ayudar a alguien con trastorno dismórfico corporal?

Este trastorno provoca un deterioro significativo en la calidad de vida y su tratamiento, en los casos más graves es complejo porque suele asociarse también con un  trastorno depresivo mayor y/o con  fobia social. En ciertas ocasiones, las personas que lo padecen refieren ideas suicidas.

La mejor ayuda que se le puede proporcionar a una persona que se encuentra en esta situación, es un apoyo profesional.

En el tratamiento para el trastorno dismórfico corporal se suele combinar terapia cognitiva conductual con medicamentos.

Terapia cognitiva conductual

La terapia cognitivo-conductual para el trastorno dismórfico corporal se centra en:

  • Gestión de los pensamientos negativos, las reacciones emocionales y las conductas que mantienen los problemas.
  • Abordar los pensamientos negativos automáticos relacionados con la imagen corporal y reestructurar estos pensamientos.
  • Dominar los impulsos o rituales que mantienen el mecanismo obsesivo.
  • Enseñarte otras conductas de afrontamiento para mejorar la evitación social.

tratamiento farmacológico.

Aunque no hay medicamentos aprobados específicamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para tratar el TDC, los medicamentos utilizados para tratar otras afecciones de salud mental, como la depresión y el trastorno obsesivo-compulsivo, pueden ser eficaces.

 Internación

Cuando la persona no puede mantener el ritmo de sus responsabilidades cotidianas o cuando se encuentra en riesgo inminente de hacerte daño,  puede se necesaria una internación. Por lo general, esto se recomienda solamente en casos muy extremos.

Causas

No se sabe específicamente qué causa el TDC. en la mayoría de los casos de debe a múltiples factores.

El trastorno dismórfico corporal comienza, comúnmente, en los primeros años de la adolescencia y afecta tanto a hombres como a mujeres.

Factores de riesgo

  • Antecedentes familiares con trastorno dismórfico corporal o trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Experiencias negativas de vida, como burlas en la infancia, negligencia o situaciones de abuso.
  • Rasgos de personalidad, como el perfeccionismo o la necesidad de control.
  • Presión social o expectativas de belleza.
  • Padecer ansiedad o depresión.

Complicaciones

Las complicaciones que pueden ser causadas o asociadas con el trastorno dismórfico corporal incluyen, por ejemplo:

  • El TDC puede desembocar en una depresión mayor u otras alteraciones del estado de ánimo.
  • Pensamientos o conductas suicidas.
  • Trastornos de ansiedad, como trastorno de ansiedad social (fobia social).
  • TOC (Trastorno obsesivo compulsivo).
  • Trastornos de alimentación, como anorexia o bulimia.
  • Abuso de sustancias.
  • Problemas de salud derivados de conductas autolesivas, como pellizcarse la piel.
  • Dolor físico o riesgo de desfiguración debido a intervenciones quirúrgicas repetidas.
Terapia_en_Granada-Julieta_Domenicone

Terapia_en_Granada-Julieta_Domenicone

No se conoce la manera de evitar el TDC. Sin embargo, como el trastorno dismórfico corporal a menudo comienza en los primeros años de la adolescencia, identificar el trastorno temprano y empezar el tratamiento puede ayudar.

El tratamiento de mantenimiento prolongado también puede ayudar a prevenir una recaída de los síntomas del trastorno dismórfico corporal.

Bibliografía: Mayo Clinic

 

 

miedo a hablar en público

Miedo escénico

Miedo escénico.

Defender un concurso de oposición, presentarnos a una entrevista de selección de personal, defender una tesis o expresar una opinión en una reunión son situaciones a las que todos estamos expuestos y para algunas personas estos escenarios suponen todo un desafío ya que padecen miedo a hablar en público, también llamado “miedo escénico”

¿Qué es el miedo escénico?

El miedo escénico es una sensación de parálisis, o bien una parálisis total (acompañada de conductas de evitación) que se experimenta ante situaciones de exposición pública.

¿Por qué se produce el miedo escénico?

El miedo escénico viene provocado múltiples causas, por lo tanto, su causalidad es multifactorial:

  • Valoración no realista de lo que se espera de nosotros mismos.
  • Sobreestimación de la opinión de otras personas.
  • Subestimación de las propias capacidades.
  • Sobreestimación de la idea de rechazo.
  • Expectativas no realistas en cuanto a la respuesta de otras personas ante nuestra ansiedad

¿Cuáles son los elementos del miedo escénico?

Los elementos del miedo escénico se dividen en tres categorías, que son las siguientes: sintomatología física, cognitiva y conductual.

Sintomatología física:

  • Sudoración
  • Temblor en manos y piernas.
  • Sensación de mareo.
  • Temblor en la voz o en ocasiones perdida de la voz.
  • Hipoventilación.
  • Sensación de incontinencia urinaria.

Sintomatología cognitiva:

  • Congestión mental.
  • Expectativa de fracaso.
  • Hiperatención autocentrada.
  • Exageración perceptiva de las fallas.
  • Confusión mental.
  • Fallas de concentración.
  • Temores al fracaso, al rechazo y al ridículo.

Nivel conductual:

  • Evitación de acción.
  • Escape de la situación.
  • Comportamientos automáticos.
  • Farfulleo o atropellamiento verbal.
  • Tartamudeo
  • Bajo volumen de voz.
  • Uso de drogas, calmantes o estimulantes.
  • Silencios frecuentes o largos.

¿Cómo superar en miedo escénico?

Aceptar la sintomatología física

propia de la exposición, ya que se trata de respuestas fisiológicas involuntarias (cuanto más luchemos contra ellas, mas se acentuarán). Para llegar a esta aceptación, debemos desarrollar una confianza en nosotros mismos basada en el tiempo de exposición: Pasados unos minutos de exposición, las reacciones físicas irán disminuyendo e iré ganado control sobre la situación. En estos casos, La práctica y la simulación ayudan mucho con este punto, que suele ser el más conflictivo.

Dominio del tema a exponer:

A mayor dominio, con un orden lógico, del tema a exponer experimentarás menos miedo. Por lo tanto, es importante que el discurso sea claro, con un inicio, un desenlace y un final.

Hay ocasiones, como una entrevista, en las que voy a estar sometida o sometido a la incertidumbre,

En estos casos es muy importante desarrollar una buena escucha activa y una buena capacidad de improvisación.

Trabaja tu gestualidad,

La gestualidad es fundamental para una buena comunicación,  en términos de tensiones y relajaciones musculares, así como el contacto visual y la respiración.

El apartado oral, adquiere gran relevancia en estos casos:

  • Trabaja bien los textos si tienes que leer. Con repetirlos no es suficiente, focaliza en la velocidad (cuando estamos ante un público solemos ir muy rápido), busca en el texto los intervalos dedicados a respirar (solemos exponer en apnea, lo que eleva la sintomatología física).
  • Vocaliza: practica la vocalización, esto te hará hablar a una velocidad más moderada y hará que tu exposición sea clara.
  • Proyecta tu voz, si no tienes micrófono es importante aprender a proyectar la voz, ya que tu exposición debe ser audible para todos tus oyentes. Busca la diferencia entre proyectar la voz y gritar.
  • Desarrolla una buena escucha activa, cuanto más concentrado estés en lo que está ocurriendo durante la exposición, menos centrado estaremos en nosotros mismos y esta esta escucha nos permitirá dar mejores respuestas frente al entorno.
Ansiedad-miedo-Julieta_Domenicone-Psicólogos_Granada

Ansiedad y Miedo
Julieta Domenicone

¿Por qué es difícil de superar?

  • Miedo al fracaso.
  • Miedo al ridículo.
  • Exposiciones previas desagradables.
  • Timidez.
  • Miedo al Juicio, propio o externo.

Superar el miedo escénico es posible, no lo dejes crecer y si lo padeces ponte manos a obra lo antes posible para que no siga condicionando tus proyectos.

Autoestima-Julieta_Domenicone-Psicóloga_Granada

Autoestima
Julieta Domenicone

 

 

violencia psicologia

violencia y niños

 

Imágenes violentas durante la infancia y adolescencia

Violencia y niños

violencia y niños

violencia y niños

Una de las series más populares de Netflix, ‘El Juego del Calamar’, ha reavivado el debate en torno a la exposición de los más pequeños a imágenes violentas y sus posibles consecuencias.

  • ¿Cómo puede afectar a niños o adolescentes el ver de forma constante imágenes violentas en series, películas o videojuegos?
  • ¿Realmente debe preocuparnos como padres? Leer más
dejar ir

Dejar ir

Dejar ir, aprender a soltar.

El cambio es una constante en la vida. Nosotros cambiamos, nuestro entorno cambia y también nuestras relaciones. Algunas con el tiempo desaparecen, y otras se fortalecen. Lo importante es saber identificar el momento de “dejar ir”, y no aferrarnos a aquello que ya no funciona, solo por el miedo a la pérdida. Es necesario deshacerse de muchos apegos, para poder llenar nuestra vida de nuevas experiencias, personas, cosas y momentos. Y en este post vamos a conocer algunas claves que nos pueden ayudar en esta compleja tarea.

¿Qué significa soltar?

Dejar ir significar soltar, dejar partir, no aferrarnos a situaciones, cosas o personas que nos hacen daño, que no nos aportan calidad de vida o que ya se han ido… es aceptar un cambio en nuestra vida. Podemos vivir la experiencia de dejar ir como una pérdida emocional y/o material, pero hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, más que una pérdida va a suponer un enriquecimiento en nuestra vida. Dejar ir es, por tanto, un proceso de cambio, de liberación y de aceptación de la realidad.

¿Cómo saber que es el momento de soltar?

Son muchas las circunstancias o situaciones que nos pueden llevar a la necesidad de “dejar ir”.

  • La ruptura con una pareja o amigo
  • Un cambio de trabajo.
  • Cambio de hábitos de vida o de residencia…
  • Cambio de prioridades: dejar ir un proyecto que tenía entre manos.

Aunque también es importante hacer referencia a la necesidad de dejar ir ideas, comportamientos o creencias a las que nos mantenemos atados y que no nos hacen ningún bien.

Las personas nos sentimos más seguras ante lo conocido, por eso en estos momentos de la vida donde tenemos que dejar marchar puede aparecer el temor o la incertidumbre. Son situaciones que, si no se gestionan de forma adecuada, pueden afectar a nuestro bienestar emocional.

Procesos de duelos- 
dejar ir
Julieta Domenicone_Duelos

Claves para dejar ir.

No existe un manual de instrucciones ni una fórmula mágica para dejar ir a alguien o algo sin sufrir. Pero sí que existen algunas claves que nos pueden ayudar a que el proceso sea menos doloroso. Aquí te dejo algunas recomendaciones:

  • Sé honesto contigo mismo y permítete expresar tu dolor. Cuando algo se acaba, duele. Y nos tenemos que dar permiso para llorar o desahogarnos, pero también para recordar todo lo que nos aportó mientras duró.
  • Autocontrol y evitar exposiciones innecesarias.  Cuando estamos en un proceso de ruptura es normal que tendamos a buscar espacios de encuentro con esa persona, o que busquemos en redes sociales como va su vida. ¡Cuidado! Esto no nos hace ningún bien. Sólo alargará el proceso.
  • Experimenta cosas nuevas. Intenta canalizar tu energía hacia nuevos proyectos o experiencias. Quizás sea el momento de apuntarte a esa clase de yoga, de baile o de pintura que llevas queriendo hacer tanto tiempo.
  • No te culpabilices y acepta la realidad tal como es. Este no es el momento de preguntarnos si el haber actuado diferente, hubiera evitado esta situación. En lugar de culpabilizarte, aprende de la experiencia.
  • Rodéate de esas personas que te hacen sentir bien. Apoyarte en aquellos que te quieren y te conocen bien te ayudará a pasar esta etapa.

Al aferrarnos a algo que lejos de aportarnos, merma nuestra calidad de vida, estamos impidiendo que nos pasen cosas nuevas que sí nos pueden aportar más felicidad.

Psicologa en Granada Julieta Domenicone
Psicologa en Granada-Julieta_Domenicone

Proyección

Mecanismos de proyección

Julieta Domenicone, Terapia Gestalt en Granada.

Julieta Domenicone-Terapia_Gestalt

Julieta Domenicone-Terapia_Gestalt


Nuestra relación con otras personas es una gran fuente de información sobre nosotros mismos y, por tanto, una forma de autonocimiento muy importante. Pero en muchas ocasiones, nos defendemos de forma inconsciente de aquello que nos desvela el contacto con los demás sobre nuestra personalidad.

Esta semana hablamos en el Blog Psicología Julieta de la proyección, un mecanismo de defensa inconsciente que todos usamos frecuentemente.

Mecanismo de Proyección: ¿Cuándo estamos proyectando?

Proyectamos cuando vemos en los otros aquello que no nos gusta de nosotros mismos. Se trata de esos momentos en lo que reconocemos con mucha facilidad, incluso exageramos, las características personales de los demás que nos desagradan, y no las vemos en nosotros mismos.

¿Por qué proyectamos en los demás?

Los mecanismos de defensa nos protegen ante sentimientos desagradables, de ansiedad o insatisfacción con nosotros mismos. La proyección es uno de estos mecanismos de defensa, ya que atribuimos a otras personas cualidades propias que no deseamos, con lo cual localizamos fuera de nuestro ser el conflicto.

¿Qué consecuencias tiene la proyección?

La proyección como mecanismo de defensa puede tener consecuencias en nuestra vida y en nuestras relaciones con los demás:

Ego en psicología

Ego

Claves para dejar de proyectar

Cuando conseguimos dejar de proyectos, podemos hacernos cargo de aquello que sentimos y necesitamos, de aquello que nos agrada o nos desagrada de nosotros mismos. Pero, cómo podemos dejar de proyectar.

  • Conoce la proyección como mecanismo de defensa. Si estás leyendo este post, vas por buen camino. El primer paso es aprender a identificarla.
  • Cuando hagas un juicio de valor sobre algo o alguien, párate y pregúntate cuánto de ese rasgo que criticas está presente en ti.
  • Las personas cercanas que te conocen bien pueden ayudarte a identificar estas proyecciones.
  • Cultiva el autonocimiento, analiza y reflexiona sobre esos rasgos que te desagradan de los demás y de ti mismo. Pregúntate cómo puedes trabajarlos.
  • Céntrate en los aspectos positivos de los demás, y en los tuyos propios.
  • Aléjate del afán de perfección.

La Terapia Gestalt puede ayudarte a hacerte responsable de la parte que te corresponde, sin atribuir a los demás aquello que rechazas de tu propia personalidad. De esta forma, podrías tener una visión más realista de ti mismo y de la sociedad, ayudándote a aprender de tus errores y a disfrutar de tus éxitos.

Terapia gestalt en Granada-Julieta Domenicone

Terapia gestalt en Granada-Julieta Domenicone

prejuicios

PREJUICIOS

Julieta Domenicone, psicóloga en Granada, especialista en terapia cognitivo conductual aborda el tema de los prejuicios en el articulo de esta semana.

psicologa online

psicologa online


¿Qué son los prejuicios?

Prejuzgar es algo que hacemos continuamente. Nos hacemos una idea u opinión de algo o de alguien basada en juicios previamente establecidos, sin haber tenido la oportunidad de experimentarlo, conocerlo, descubrirlo. A estas opiniones se le denominan prejuicios, y pueden tener un gran impacto en nuestra vida, ya que puede influir mucho en la toma de decisiones y en las elecciones que hagamos.

Todos tenemos prejuicios. Se adhieren a nosotros desde pequeños, a lo largo de nuestra infancia, y a través de las personas que nos rodean, el lugar donde hemos crecido, la educación que hemos recibido, etc. Y la mayoría de las veces no somos conscientes de ellos. Podríamos definirlos como “trampas” que nos pone nuestra mente para economizar energía, atajos que pueden llevarnos a una conclusión o idea errónea, que nada tiene que ver con la realidad, ya que nuestro cerebro lo que hace es relacionar lo nuevo con lo que ya hemos conocido.

En este post vamos a conocer un poco mejor qué son los prejuicios, cómo identificarlos y gestionarlos.

Los juicios previos y sus consecuencias

Los prejuicios pueden convertirse en obstáculos para nuestra libertad de pensamiento. La sociedad de la información, con un uso exponencial de las redes sociales y un intercambio constante de opiniones, nos empuja a tener una opinión o una respuesta para casi cualquier cosa aquí y ahora, lo que fomenta los prejuicios.

No hay tiempo para explorar, para descubrir, para profundizar… para forjarnos una opinión más informada sobre algo o sobre alguien. Por ello, es importante que reflexionemos sobre las consecuencias que los prejuicios pueden acarrear:

  • Limitan nuestras experiencias de vida.
  • Nos alejan de la realidad.
  • Favorecen el autoengaño.
  • Fomentan la polarización de opiniones y el conflicto.
  • Nos pueden llevar a tomar decisiones erróneas.
  • Impiden nuestro desarrollo personal y autoconocimiento.
  • Dificultan el buen acompañamiento.
  • Fomentan la agresividad en la comunicación.

sincericidio

psicologa granada

Para muestra, un botón. El diario estadounidense ‘The Washington Post’ realizó un experimento con el virtuoso violinista Joshua Bell. Ataviado con ropa de calle, comenzó a tocar en el metro de Washington un 12 de enero de 2007, a 07.51 de la mañana. Tocó una hora aproximadamente ante miles de personas que pasaban por ese lugar, y sólo logró recaudar 32 dólares y 17 céntimos. Joshua Bell llena teatros durante varios días consecutivos con entradas de más de 100 dólares.

Vídeo de youtube: https://youtu.be/LZeSZFYCNRw

¿Cómo liberarte de los prejuicios?

Escapar de los prejuicios no es tarea fácil. Pero merece la pena el esfuerzo. ¿Cuántas veces te ha demostrado la vida que estabas equivocado o equivocada? ¿Recuerdas a aquella persona que te generó cierto rechazo nada más verla, y después se convirtió en un amigo o amiga? ¿Y esa fiesta a la que fuiste obligada porque no te gustaba el tipo de gente que iba, y acabó siendo una de tus mejores noches?

Vamos a conocer algunas claves que nos pueden ayudar a esquivar los prejuicios:

  • Date tiempo. Si te asalta una idea u opinión negativa sobre algo o alguien a simple vista, recuerda que puedes estar equivocado.
  • Evita las generalizaciones. Cuando tendemos a generalizar, “todos los hombres son iguales”, estamos prejuzgando en base a una mala experiencia pasada.
  • Pregunta o infórmate. Si tienes dudas sobre algo o sobre alguien, pregunta antes de presuponer.
  • Piensa en las consecuencias. Los prejuicios y los estereotipos pueden tener consecuencias muy negativas para la otra persona. Piensa en si lo pensaran de ti.
  • Presta atención. La mente a veces es perezosa, estate atento a si esa opinión es un “atajo” que te ha llevado a una idea que puede ser errónea, o alejada de la realidad.
  • Explora, descubre… sólo dándonos la oportunidad de conocer a una persona, o vivir una experiencia podremos llegar a nuestras propias conclusiones.