Entradas

Psicóloga_Granada-Proyectos-Psicóloga_Online

Proyectos

Julieta Domenicone

Psicóloga en Granada y Psicóloga Online.

Psicóloga_granada- Psicóloga_Cognitiva-Granada

Psicóloga_granada- 


 

Estamos asistiendo a una etapa de muchos cambios en nuestro entorno y para poder adaptarnos a estos cambios es necesario reinventarnos y proyectarnos en distintas direcciones: buscar trabajo, emprender una nueva aventura, darle un giro a mi vida…

Todos estos son proyectos que requieren de una estructura, una organización y unos medios necesarios para su consecución.

Es importante darnos cuenta que establecer un proyecto no es suficiente, porque si no lo pasamos a la acción y lo dejamos en el cajón, muchos proyectos de pudren o se des actualizan.

Para saber mas sobre ¿Cómo adaptarse a los cambios? Pincha en la imagen.

Psicología y humor

Adaptación al cambio_Psicología

Para darle movimiento a nuestros proyectos necesitamos:

  • Planificación del proyecto.
  • Una actitud interna que nos acompañe.

En muchas ocasiones proyectamos aquello que creemos posible y no lo que realmente deseamos. Date la oportunidad de salirte de los márgenes, después siempre estamos a tiempo de recortar posibilidades.

Planificación del proyecto

La diferencia entre el proyecto y la planificación del proyecto es que el proyecto es la meta en sí, mientras que la planificación hace referencia a cómo voy a llegar a esa meta.

La planificación es el procedimiento mediante el cual introducimos organización y racionalidad en nuestras acciones.

Ordena tu mente para ordenar tus proyectos:

El sentido común es un gran aliado de la planificación y para ello te propongo responder a 10 preguntas, que te ayudarán a organizar y a darle coherencia a la planificación del proyecto y por lo tanto, a tus acciones.

Por otra parte, no es necesario elaborar un proyecto completo para determinar si es viable o no. Estas preguntas nos pueden ayudar a considerar y descartar propuestas, con el fin de hacer diseños que, al menos de forma preliminar, tengan algunas posibilidades de realización y no sean “castillos en el aire”.

QUE ………………………………quiero hacer………………….Naturaleza del proyecto.

POR QUE ………………………Quiero hacerlo……… ………Fundamentación y origen del proyecto.

PARA QUE……………………..quiero hacerlo…………………Propósito del proyecto.

CUANTO………………………..quiere hacer…………………..¿Qué estoy dispuesto a hacer por el proyecto?

DONDE………………………….lo quiero…………………………Localización física, ubicación.

COMO…………………………..lo voy a hacer……………………Metodología: actividades y tareas que implica el proyecto.

CUANDO………………………..lo voy a hacer……………………Calendario y cronograma por etapas de las metas.

 A QUIENES…………………….va dirigido…………………………A quien va dirigido.

QUIENES………………………..lo van hacer ……………………. Quien persona va a llevar a cabo el proyecto.

CON QUE……………………….lo voy a hacer……………………… Recursos materiales .

CON QUE………………………..lo voy a costear…………………. Recursos financieros.

En resumen:

  • Basa el proyecto en la imaginación y no en el pasado, para que mis proyectos no sean una repetición del pasado y para abrir nuevas posibilidades.
  • Establece metas realistas y objetivas.
  • Plantea una estrategia.
  • Separa el proyecto en sub-metas a cumplir.
  • Pasa a la acción.

Actitud interna.

La intención con la que nos enfrentamos a nuestros proyectos, marca el camino que vamos a recorrer.

No se enfrenta de la misma manera al futuro una persona que piensa que en el mundo hay posibilidades, que una persona que percibe el mundo como un valle de lágrimas.

Y esta diferencia nos sitúa en el punto de partida con claras diferencias, en el primer caso, las personas afrontas las situaciones con todas sus capacidades, en el segundo caso el abordaje de las situaciones se hace desde la victimización.

Algunos puntos a tener en cuenta para abordar proyectos:

  1. Cuestiona tus bloqueos: Los bloqueos son grandes enemigos para avanzar, nos impiden reconocer oportunidades y nos llevan a la parálisis. Los bloqueos más frecuentes surgen del miedo a estar expuestos y del miedo a las criticas o a la opinión de los demás.
  2. Pon el pasado en su sitio: Cuándo traemos algún “error” el pasado al presente frenamos cualquier posibilidad de avance. Los “fracasos” del pasado nos aportan información de gran valor que nos permite organizar nuestro presente.
  3. Reconoce tu valor: No es cuestión de vanidad, es cuestión de necesidad. Para poder avanzar, es fundamental apoyarnos con todos nuestro recursos.
  4. Deja espacio a lo nuevo: Estamos en continuo cambio, aferrarme a lo conocido no va a resultar adaptativo.

Otro artículo que te puede interesar es el de indefensión aprendida, para leerlo, pincha en la imagen.